¿UTILIZANDO AL PODER JUDICIAL PARA TAPAR EL PRÓXIMO FAENON DEL GOBIERNO DE LUJO?


Imaginemos una declaración mía que sostenga lo siguiente: “Nos dijeron, extraoficialmente, que el Fiscal Peña Cabrera estaría comprometido en actos de corrupción. Aún no nos envían el documento, pero al parecer su participación habría sido determinante en estos actos contrarios a la Ley”.

¿Qué fácil se dice no? ¿Se imaginan si lo que acabo de escribir no tuviera tono irónico? En menos de un minuto tiro al suelo la honra y la buena reputación de una persona y, por si fuera poco, no lo hago como un ciudadano de a pie, sino que lo ejecutó bajo una determinada investidura.

Lo hecho por el fiscal en mención, sugiriendo que Keiko Fujimori podría estar involucrada en el escandaloso proceder de la empresa Odebrecht, sin tener un solo medio probatorio o siquiera un indicio certero al respecto, es completamente irresponsable.

Peor aún, si consideramos que esta nefasta declaración es difundida en la cuenta del twitter oficial del Ministerio Público. Resulta penoso que un órgano técnico y constitucionalmente autónomo se utilice como herramienta para dañar la honra de las personas y, por supuesto, también de las organizaciones que estas representan.

Resulta curioso que dicha declaración sea efectuada y transmitida, precisamente, en el mismo momento en el cual el Procurador Jorge Miguel Ramírez solicita, estrenando su cargo, que se deje sin efecto la resolución que prohibía la venta de Olmos por parte de la empresa brasilera.

¿Cortina de humo? ¿O simplemente una acción destinada al desprestigio de una persona? Como sea… esto resulta reprochable. Lo menos que podemos exigir es una rectificación que, lastimosamente y por la experiencia, estoy seguro no se dará.

No tendremos una rectificación, pero el tiempo permitirá que los peruanos descubramos el tipo de persona que es cada uno. Pasarán los meses, quizá los años, y las irresponsables declaraciones del Fiscal Peña Cabrera serán desmentidas por la realidad de los hechos.

Mientras tanto quedo tranquilo, como siempre, de leer a Keiko decir a través de su twitter que “con el pedido de información de la fiscalía a Brasil se confirmará que nunca recibimos dinero de Odebrecht”. Un gesto que pinta de cuerpo entero a una persona que está tranquila con su conciencia y sabe muy bien que la verdad está de su lado.

DE.POLITIKA