CASO ODEBRECHT: LAS AGENDAS DE NADINE SERÁN PRUEBAS DE LA CORRUPCIÓN


La Segunda Sala Penal de Apelaciones declaró infundada la apelación presentada por Nadine y Ollanta en contra del fallo del juez Richard Concepción Carhuancho, quien admitió como prueba las agendas de Nadine, en el caso del delito de lavado de activos que se les sigue.

A finales de mayo, el tribunal dejó al voto el fallo y de acuerdo a las normas, solo tenía 20 días hábiles para emitir su veredicto, plazo que se vencía el 28 de junio.

En la segunda quincena de abril, el juez Concepción había declarado infundado el pedido de Nadine y Ollanta para invalidar las agendas como prueba en el proceso que se le sigue por los aportes a la campaña presidencial del nacionalismo en el 2006 y el 2011; según las agendas recibieron 3 millones de dólares de Odebrecht. Con las agendas y las declaraciones de los ex ejecutivos de la citada firma se cierra el círculo.

Con este fallo, el Poder Judicial le da al Ministerio Público la libertad de utilizar las agendas en las pesquisas al considerar que no es una prueba ilícita, tal como había argumentado la defensa de la ex pareja presidencial.

Este revés para Wilfredo Pedraza -abogado de Nadine- quien había sostenido en la audiencia que las agendas fueron sustraídas del domicilio conyugal en Chama, fue finalmente negado y se ratificó en la decisión del juez Concepción.

No existen evidencias de que las agendas hayan sido sustraídas y con este fallo, el fiscal Germán Juárez Atoche podrá seguir usando las agendas en las pesquisas.

La Segunda Sala Penal de Apelaciones Nacional la integran César Sahuanay Calsín, Iván Quispe Aucca y Jésica León Yarango.

En las agendas existen anotaciones contables, financieras y de movimientos de las cuentas, que determinan montos importantes de dinero, cuyo origen, evidentemente, provienen de la empresa brasileña Odebrecht. No existe duda sobre ello, más aún las declaraciones de Jorge Barata (ex ejecutivo de Odebrecht en nuestro país) y del condenado empresario Marcelo Odebrecht.

Las declaraciones contradictorias que Nadine dio en diversas ocasiones descarta y no permite tener una versión coherente y creíble de que estas fueros sustraídas. Incluso en un inicio, Nadsine negó que se le hayan perdido, luego informó que se le perdieron, después que “están contaminadas”, “no puedo dar fe de esas escrituras”, etc.

Lo que es evidente, que el modesto chalet de Chama hoy está convertido en un palacete, lo cual demuestra inobjetablemente un notorio un desbalance patrimonial.