Síguenos en Facebook

HAMBURGUESAS PEDRÍN

HAMBURGUESAS PEDRÍN

CASO ODEBRECHT: ACCIONISTA MAYORITARIO DE DIARIO EL COMERCIO ES DENUNCIADO POR LA PROCURADURÍA PÚBLICA


Empresario José Graña Miró Quesada es acusado, junto a directivos de otras constructoras, por beneficiarse irregularmente con obras de la Carretera Interoceánica Sur


Le llegó la hora. El poderoso empresario José Graña Miró Quesada ha sido denunciado por la Procuraduría Pública AD Hoc encargada de investigar los contratos de Odebrecht y otras empresas brasileñas, esto tras encontrar indicios de que el otrora presidente del directorio de la constructora Graña y Montero se había beneficiado irregularmente con las obras de la Carretera Interoceánica Sur.

La Procuraduría ha encontrado elementos suficientes para denunciar a Graña Miró Quesada, principal accionista dentro del consorcio editorial Grupo El Comercio, de estar vinculado al pago de coimas y sobornos que efectuó la transnacional Odebrecht durante el gobierno de Alejandro Toledo.

Como se recuerda, las delaciones de los principales directivos de Odebrecht dieron a conocer que esta firma ganó una licitación millonaria para construir la Carretera Interoceánica Sur, tras previamente acordar el pago de un soborno de 35 millones de dólares a favor de Toledo, entonces jefe de Estado.

Comunicado de la Procuraduría dando cuenta de la situación judicial 
que hoy afronta uno de los poderosos del país

Jorge Barata, quien era representante de Odebrecht en el Perú, reveló a las autoridades que el pago de este soborno y otros similares no corrió solo por cuenta de Odebrecht sino también de las firmas peruanas con las que se asoció, entre ellas Graña y Montero, JJC Contratistas Generales e Ingenieros Civiles y Contratistas Generales S.A.

Por ello, la Procuraduría denunció a José Graña, Fernando Camet Picone y Fernando Castillo Dibós, en su condición de representantes legales de las citadas empresas, las mismas que también están incluidas en la acusación en su condición de personas jurídicas.

José Graña Miró Quesada siempre estuvo cerca de los grandes negocios. Intervino en los directorios de Telefónica, Repsol, Edegel, Grupo El Comercio, y en Graña y Montero ocupaba el principal puesto directivo en 1986, renunciando luego de estallado el caso Odebrecht.

“Es el accionista individual con más acciones en la Empresa Editora El Comercio (que tiene 243 accionistas). Sus acciones, junto con las de sus hijas, suman 6.17 por ciento del capital social de la empresa“, reseñó sobre él el diario decano en un artículo de febrero pasado.

Ambiciosa alianza que terminó por destruir imagen de Graña y Montero

UNJFSC

UNJFSC