MPHH 2

MPHH 2

Las pruebas que ignoró el juez Orozco para dejar libre a banda criminal


Magistrado Ismael Orozco recibió del Ministerio Público audios de conversaciones, denuncias de agraviados, testimonios de colaboradores y actas de incautación de armas y dinero ilícito, pero no consideró suficientes estas evidencias.

"Si bien se dan los presupuestos materiales (...) por el principio de proporcionalidad, y teniendo en cuenta que los abogados han ofrecido el pago de una caución para poder garantizar la radicación de los imputados y la concurrencia al desarrollo del proceso, es que voy a declarar infundado este requerimiento".

Con estas palabras, el magistrado Ismael Felipe Orozco Huayanay, titular del Juzgado de Investigación Preparatoria Transitoria de Huaral, negó la prisión preventiva para 29 presuntos miembros de la organización criminal 'Los Monos de Quepepampa', capturados tras una larga investigación policial y del Ministerio Público.

Según los argumentos del juez, el pago de una caución de 10 mil soles bastaba para descartar el riesgo de fuga de los imputados. Sin embargo, ignoró elementos probatorios reunidos por detectives de la Dirincri y más de 40 fiscales que trabajaron el caso durante más de seis meses.

La República tuvo acceso a algunas de estas pruebas que Orozco considera en primera instancia, pero que luego, increíblemente, descarta. Escuchas telefónicas, denuncias de agraviados, información de colaboradores, incautación de armas, vehículos y hasta dinero en efectivo, parecen irrelevantes para el magistrado.

Audios reveladores


A continuación, la transcripción de uno de los audios entregados por la División de Robos y certificados por el fiscal Marcos Arévalo Torres, en el que el detenido Carlos Alberto García Giraldo (a) 'Bola' recibe la llamada de quien sería el mayor PNP Antonio Prieto Torres, comisario de Chancay, advirtiéndole sobre la llegada de invasores del Callao:

-BOLA: Dime Mayor.

-MAYOR: Carlos, escucha, han llegado setenta del Callao.

-BOLA:
Ya, eso lo ha contratado supuestamente el pueblo, ¿no?

-MAYOR: Sí pero le están cobrando a cada uno (por invadir) 250 soles.

-BOLA: Anda huevón.

-MAYOR: Sí, 250 soles, porque ya la Policía sabe que van a ir como mil quinientos. ¿Ustedes quieren que los protejamos? Nosotros ponemos todo, toda esa vaina. Son 250 soles, entonces la gente se está quitando, está agarrando su choza y se quita... O sea por parte, está bien, pero y ustedes cómo quedan.

-BOLA: Escúchame, está bien que se vayan pa que le dejen en el aire, nosotros vamos a desalojar a los que están en el hospital.

-MAYOR: Oe, son setenta huevones del Callao que se han venido a mi pueblo. Ta loco compare, así no es ah.

-BOLA: No, pero tampoco pe, yo voy corriendo y los saco y qué chucha pe. Quién gana.

-MAYOR: No, no pe, pero y los del Callao qué hacen acá.

-BOLA: No, ta bien, los patas ya han contratado, porque tienen su plata son idiotas pe. Ta bien que contraten con su plata pe.

-MAYOR: Ya okey, ya chau.

Armamento y dinero

Durante la captura de esta "megabanda", la Policía incautó 2 escopetas, 5 pistolas, 2 revólveres, municiones de diverso calibre, 3 camionetas, una moto lineal, laptops, tablets y celulares con información sobre el accionar delictivo de los detenidos. También 50 mil soles en efectivo. Todas estas evidencias fueron ignoradas.

A decir de algunos detectives a cargo del caso, 'Los Monos de Quepepampa' son los delincuentes más sanguinarios que se ha capturado en el Norte Chico. "Esta banda operaba desde hace más de 10 años. Se dedicaban a extorsionar, asaltar, traficar terrenos y asesinar por encargo", comentó uno de los detectives.

FUENTE: DIARIO LA REPÚBLICA