MPHH 2

MPHH 2

DE LA PUENTE, MASSEUR Y EL PODER FEMENINO EN PALACIO


‘Chicas Superpoderosas’ libran batalla a brazo partido por cuotas de poder en partido de gobierno


Las grabaciones clandestinas al ex asesor presidencial Carlos Moreno y las acusaciones de cobros de cupos al congresista Gilbert Violeta serían los fogonazos que han empezado a salir de tres trincheras cuidadosamente levantadas dentro de la tienda política de Peruanos Por el Kambio (PPK), según testimonios de militantes a los que accedió MANIFIESTO.

De acuerdo a estas versiones, una primera posición es defendida por un grupo de mujeres muy cercanas al presidente Pedro Pablo Kuczynski, entre las que se cuentan la asesora en las sombras Cecilia Blume, la banquera Susana de la Puente y una profesional de alto nivel hasta ahora con perfil bajo, la fundraiser (recaudadora de fondos) Ana María Masseur.

Estas dos últimas colaboradoras- De la Puente y Masseur- tuvieron un papel gravitante en la campaña electoral pasada desde del ‘war room’ (cuarto de guerra) que funcionó durante la segunda vuelta en el cuartel general de Kuczynski Godard en la calle Barcelona, San Isidro, tomando decisiones junto al hoy congresista Juan Sheput y el asesor andorrano Jordi Segarra.

Ana María Masseur fue llevada en julio pasado por PPK a Palacio de Gobierno como la principal de sus tres secretarias personales, y ha debido soportar el fuego de fusilería sobre su cabeza. Se dice de ella que está muy comprometida con el “proyecto país”, a tal punto que ha dejado de lado su auto BMW con chofer en la puerta para trasladarse diariamente en los buses del Metropolitano.

Las fuentes señalaron a este semanario que las gestiones de Susana de la Puente habrían sido las que ubicaron al diplomático de carrera Fortunato Quesada y a Rosella Alberti en el despacho de Protocolo Presidencial, como una forma de marcar territorio. Lo que estaría esperando la banquera- afirmaron- es su nombramiento en un cargo importante ante las Naciones Unidas.

Cecilia Blume no tiene registros de entrada a Palacio de Gobierno, pero -según los militantes- mantiene contacto permanente con este grupo de amazonas políticas al que también estaría cercana la vicepresidenta Mercedes Aráoz y la ministra de Justicia, Marisol Pérez Tello. Ellas han empezado a ser conocidas como las ‘Chicas Superpoderosas’.

También estaría cerca a este grupo la jefa de Prensa de Palacio de Gobierno, Angela Huatay, quien ha debido sortear algunas aparentes jaladas de alfombra que han sido adjudicadas a la permanencia de periodistas dejados por el humalato, como Sara Alcántara, la ex asesora de Pedro Cateriano en la PCM.

VIOLETISTAS AL REFUGIO

Una segunda línea- de acuerdo a las fuentes- sería sostenida por los seguidores del presidente encargado de PPK, Gilbert Violeta, quien en las últimas semanas se ha convertido en el blanco móvil de sus adversarios políticos. Esto ha dejado algunos heridos regados en el camino como los ex asesores presidenciales José Labán y Jorge Villacorta.

La salida de este último del equipo presidencial demostraría que el objetivo era debilitar el entorno más próximo de Violeta López, pues Villacorta se convirtió en su brazo derecho en el terreno de la organización desde la campaña electoral que llevó a Kuczynski a Palacio de Gobierno.

Algunos militantes señalaron que Violeta habría sido soportado como un mal necesario durante la contienda política, pues en el 2014 la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) ya había vinculado su nombre a la red Orellana, a través de la empresa ABC Group. El hecho de que la comisión parlamentaria a cargo del caso no lo incluyera en su informe final no convenció a muchos, sobre todo porque su presidente, Vicente Zevallos, terminó aupado a la lista congresal de PPK.

Parece sintomático que la actual ministra de Justicia, Marisol Pérez Tello, echara mano a la metáfora del gorgojo cuando comentó en días pasados ante la prensa la denuncia contra Gilbert Violeta por presuntos cobros de cupos a los integrantes de la lista parlamentaria.

Este personaje -considerado en su momento el delfín de Kuczynski- está vinculado al congresista oficialista Roberto Vieira, quien en las últimas horas tuvo que salir a admitir que durante la campaña pasada aportó 50 mil soles al partido, pero de manera voluntaria y no como un ‘cupo’, tal como sostuvo el ex candidato Marco Maldonado.

FUENTE: EL MANIFIESTO