Sacándole filo a Ipsos



Por: Juan Carlos Tafur

Pedro Pablo Kuczynski se ha desplo­mado en el centro del país según la úl­tima encuesta de Ipsos. El 15 de mayo tenía un inexplicable porcentaje de intención de voto del 52% (no obstante no haber ganado un solo distrito en la región) y ha pasado en una semana a 42%, diez pun­tos porcentuales menos. En el oriente cae, durante el mismo lapso, de 41 a 33%, ocho puntos porcentuales, y en el sur desciende de 44 a 38%.
Por su parte, Keiko sube en el oriente de 40 a 44%, en el centro de 36 a 39% y en el sur de 25 a 27%. Como se ve, el crecimiento de Keiko ha sido menor que el descenso de PPK, lo que indi­caría que el drenaje de votos de PPK no se ha ido plenamen­te a favor de la candida­ta de Fuerza Popular, sino que una par­te del mismo ha ido a engrosar el bolsón de indecisos (en­tre el 15 y el 22 de mayo, los blancos/vicia­dos y ‘no precisa’ pasan de 17 a 21%).

Es interesante también lo que ocurre si ve­mos las tendencias por niveles socioeconó­micos. PPK crece en los sectores A y B. En el A pasa, entre el 15 y el 22 de mayo, de 63 a 66%, y de 57 a 60% en el B. Pero baja en los otros: en el C de 45 a 44%, en el D de 36 a 31% y en el E de 33 a 29%.

Por parte de Keiko, ella decae en el A y en el B (pasa de 29 a 28% en el A, y de 31 a 25% en el B), pero en el C aumenta de 40 a 42%, y su mayor crecimiento es en el D, donde en una semana va de 43 a 47%. Como dato ex­traño, debe mencionarse que Keiko dismi­nuye en el E, de 46 a 43%. No encuentro ex­plicación para tal caída.

En líneas generales, la estrategia de PPK se potencia en zonas urbanas y en sectores altos, ante quienes el discurso antifujimoris­ta sí prende. En cambio, la estrategia anties­tablishment de Keiko Fujimori le hace cose­char votos en los sectores masivos del C y D y en espacios antilimeños.