MPHH 2

MPHH 2

La candidata de los excluidos que se enfrenta al “candidato de los ricos”



Virulenta campaña contra el fujimorismo puede favorecerlo

Esta semana el desarrollo de la campaña adquirió características alucinantes: Keiko Fujimori versus un poderosa convergencia de medios de comunicación. El agrupamiento mediático ni siquiera se dio por enterado de que el audio y el pronunciamiento de la DEA que se mencionaron para acusar a Keiko de un supuesto lavado de activos eran falsos, no existían.

Muy por el contrario, dichos medios continuaron informando sobre el caso Joaquín Ramírez como si el asunto se tratara de las investigaciones —que se conocen desde hace varios años— en contra del licenciado secretario general de Fuerza Popular. Por su lado, PPK parecía ingresar a una cómoda pausa en su campaña. Prácticamente desapareció, en tanto las batallas mediáticas y el vertiginoso periplo de Keiko al sur continuaban sin cesar.

Joaquín Ramírez dio un paso al costado para sortear el aluvión mediático, y en algunos medios se sintió que se ganaba. El análisis nos indica que algún tipo de daño se va a producir en la candidatura fujimorista con la reciente ofensiva mediática, sin embargo los hechos y la historia de los procesos electorales nos indican que Keiko podría comenzar a victimizarse ante la virulencia del ataque. Si eso sucede, tendría ganada la elección.

Ahora bien, puede suceder que el debate de este domingo vuelva a focalizar las cosas en los temas electorales de fondo y en las estrategias de los candidatos. Si ambos postulantes se neutralizan en el cruce verbal, sin un claro ganador, entonces, las estrategias e imágenes serán determinantes. Y una vez más, Keiko Fujimori sí aparece desarrollando una estrategia definida. PPK cabalga sobre el antifujimorismo reforzado por la campaña del bloque mediático antifujimorista.

La candidata de abajo, la candidata de los excluidos, la candidata anti establihsment que se enfrenta al “candidato de los ricos”, al “candidato de Nadine y Humala” es una imagen poderosa que favorece largamente el posicionamiento de Keiko. PPK no ha organizado una respuesta efectiva y se nota que el pepekausismo sobrevalora el antifujimorismo. No obstante el gringo de los Andes debería considerar dos cosas: el bloque antifujimorista hoy está debilitado, si lo comparamos con el antifujimorismo del 2011, debido a la mediocre gestión de Humala. Y todos los bloques mediáticos que se convirtieron en actores políticos en contra de un candidato siempre perdieron las elecciones.

En los comicios de 1990 la unanimidad mediática en contra de Alberto Fujimori fue muy parecida a la que existe ahora en contra de Keiko, y ya conocemos los resultados. En el 2011 hubo una clara mayoría de medios en contra de Humala y el líder nacionalista se convirtió en jefe de Estado. En las pasadas elecciones municipales apareció el mismo bloque mediático que hoy desarrolla propaganda en contra del fujimorismo, pero Luis Castañeda simplemente humilló a los medios adversos.

¿Cómo entender tanto protagonismo de los periodistas? Todo indica que estamos ante una consecuencia de la crisis de la política. El medio y el periodista adquieren cierto poder ante la devaluación del político y, de pronto, comienza a sentirse dioses en el espacio público. De pronto, creen que puede modificar la política y, sin ser demasiado conscientes, se convierten en actores públicos. Y el medio pierde irreparablemente.



Víctor Andrés Ponce