MPHH 2

MPHH 2

UNJFSC

UNJFSC

EL FUJIMORISMO: EL NUEVO PARTIDO POPULAR


Representa a un país emergente, promercado y diverso


Llevados por un profundo antifujimorismo algunos analistas, periodistas y medios de comunicación —de izquierda casi siempre— soslayan lo evidente: el fujimorismo, con Keiko a la cabeza, es el nuevo partido con arraigo masivo, policlasista y, sobre todo, popular. Aunque tamaña realidad les moleste quizá ya es hora de reconocer lo evidente. ¡Ya quisieran tener la izquierda o el Apra tamaño partido!

Nada quita que el fujimorismo tenga una raíz autoritaria. No obstante, en el Perú, como en ningún otro país donde hubo autoritarismos y dictaduras, con el retorno de la democracia Alberto Fujimori cumple su condena. Pero, reiteramos el fujimorismo se ha convertido en ese partido popular fue el Apra en las primeras décadas del siglo XX. Si el Apra pudo convertirse en un partido-masa, policlasista y popular fue porque representaba las demandas de las nuevas clases emergentes relegadas y excluidas por la república aristocrática y sus partidos políticos.

El único razonamiento lógico para que el fujimorismo sea hoy un partido popular es porque representa a un país emergente, antiestado, intuitivamente promercado y con la intuición de que el orden es progreso. Allí está base social del fujimorismo. Sin embargo, no debemos olvidar que hay otra imagen que el fujimorismo también proyecta: si algo hizo Alberto Fujimori es llevar el Estado a los rincones más profundos del país. Esa imagen patrimonial del caudillo se confunde con la imagen del Estado y se vuelven una sola.

Todos los analistas y expertos en ciencias políticas decían que los partidos políticos fenecían lentamente. El tiempo ha desbaratado esa hipótesis y varios libros de sociología y politología deben ir a la hoguera de las vanidades. Fuerza Popular tiene mucho de una candidata (Keiko Fujimori) que aprendió que la única forma de construir un partido era recorrer el país, organizando un movimiento, aliándose con líderes locales y formando operadores políticos.

¿Qué le hace falta al fujimorismo? Desde el 2001 el fujimorismo, hoy Fuerza Popular, pasó de ser un movimiento a convertirse en un partido. Fue un proceso largo. Pero para institucionalizarse, Fuerza Popular necesita de un conjunto de ideas y un programa que lo catapulte como el partido de la derecha popular del Perú, el PPC de las clases populares. Le falta entonces un ideólogo y mucha literatura y sociología alrededor del fujimorismo. Además, se podría decir que los Fujimori se podrían convertir en un escollo o en la solución para la institucionalización de Fuerza Popular como el partido de la derecha. Entonces la sombra de Alberto cedería paso para consolidar un partido con profundas raíces en la sociedad emergente y popular.

La izquierda soberbia y arrogante, como casi siempre, desprecia al fujimorismo y en ocasiones —como las elecciones— suele repudiar también al votante fujimorista. No obstante, no ha logrado entender que existen razonamientos en los sectores socioeconómicos D y E, y en las serranías o la selva, que encuentran en el partido naranja su representación política. Quizá ha llegado el tiempo de que en lugar de insultos o diatribas, se reconozca al fujimorismo de Keiko como el nuevo partido popular del Perú. Con el dolor de algunos.



Iván Arenas

RESTAURANTE EL ROSAL

RESTAURANTE EL ROSAL
JR. SALAVERRY S/N (8VA. CUADRA)-HUACHO

HAMBURGUESAS PEDRÍN

HAMBURGUESAS PEDRÍN