MPHH 2

MPHH 2

Mauricio Mulder renunció a la comisión política del Partido Aprista

El congresista Mauricio Mulder presentó una carta en donde informaba su renuncia irrevocable a la Comisión Política luego de las renuncias a dicho órgano partidario del exmandatario Alan García y su colega de bancada Javier Velazquez Quesquén.

En la misiva el legislador recuerda que renunció a ser miembro de la Dirección Política luego de los "catastróficos resultados electorales" del 2011, cuestionando la validez del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del partido.

Así, confirma que repetirá esta acción ante las renuncias del presidente del partido,Alan García, y el presidente de la comisión política, Javier Velázquez Quesquén y con un CEN que, asegura, ha ejercido sus funciones de facto pese a haber vencido su mando en marzo del 2014.

Para Mulder, igual ruta deberían seguir los secretarios generales, los demás miembros de la Comisión Política, los miembros del Comité Ejecutivo Nacional y los Secretarios Generales Regionales.

Todo esto además, señalando "que no postularán a ser reelegidos en el próximo Congreso nacional".

La carta continúa con duras críticas al accionar del partido de la estrella reconociendo múltiples errores que tuvieron como resultado el "anquilosamiento" del partido.

Entre ellos menciona las peleas entre comisiones, el ofrecimiento de puestos de trabajo a militantes, la "permisividad" con exmilitantes corruptos o de otros que abandonaron el partido para luego regresar.

Mulder hace un llamado para que nuevas generaciones integren el cuadro del partido así como "volver al Frente Único de Trabajadores Manuales e Intelectuales", una medida que señala como "la única posibilidad" de que el APRA recupere se inserción social.

"Mientras los líderes sociales del pueblo no se sientan identificados con el Partido, no habremos resuelto nuestro descolocamiento de la sociedad ni habremos fortalecido nuestra pureza ideológica basada en la búsqueda del ideal socialista democrático de pan con libertad. Un Congreso como el que se propone debe contar con una amplia mayoría de delegados jóvenes y de trabajadores organizados, así como de dirigentes gremiales reales, si no quiere seguir cayendo en el burocratismo suicida", finaliza.