Explosión en Famesa mata a trabajador


Un trabajador de la empresa de explosivos Famesa murió con al menos una de las piernas cercenada por una explosión en su planta ubicada en Puente Piedra en la tarde del lunes y sus compañeros exigen que el caso sea investigado y los familiares de la víctima indemnizados.

Según sus compañeros de trabajo, todo ocurrió aproximadamente a las 3 de la tarde del lunes cuando una fuerte explosión se produjo en uno de los ambientes ubicados en la parte posterior del local donde se encontraba Julio Inga.

Quienes lo auxiliaron dijeron a este diario que su cuerpo estaba totalmente quemado y con una de las piernas cercenada.

DENUNCIA

“Uno de mis compañeros lo recogió, había bastante humo pero dijo que le faltaba una de las piernas y la otra estaba en muy mal estado. Lo llevamos al hospital de Puente Piedra pero allí se demoraron en trasladarlo al hospital Guillermo Almenara donde finalmente murió”, dijo uno de los obreros que prefirió no identificarse por temor a represalias de sus empleadores.

Los trabajadores denunciantes se quejaron porque la empresa no les da información de las causas de la explosión y también les ha prohibido hablar del tema.

MALOS ANTECEDENTES
Otros trabajadores también han muerto por explosiones. El 26 de agosto del 2009, Giancarlo Castillo Sabogal (27) y Marcelo Zelada Carhuatanta (42) murieron debido a quemaduras y graves heridas en el cuerpo tras una explosión en el área de mechas y fulminantes. Además al menos 8 trabajadores resultaron heridos.

En aquella ocasión, dijeron los denunciantes, las autoridades detectaron que la fábrica no contaba con el certificado multidisciplinario de Defensa Civil, documento de carácter obligatorio para funcionar, sobre todo cuando los trabajadores manejaban directamente pólvora.

ADEMÁS
Los denunciantes pidieron a la empresa que cumpla con indemnizar a los familiares. “Esperamos que no se olviden de la esposa e hijos de Julio Inga y que les entregue todo el monto que por ley deben recibir. Siempre fue un hombre muy trabajador y que ayudaba a todos”, dijo un amigo.