ALDO LOMBARDI IMPARABLE EN LA REGION LIMA Y VA CON EL 1 AL CONGRESO

Es uno de los fundadores del Partido Político “Peruanos Por el Kambio” que lidera el economista Pedro Pablo Kuczynski; su conocimiento del Perú lo llevó a recorrerlo en busca de la tan ansiada inscripción ante el JNE. Es conocido como el “COMANDO ALDO”, y es una persona especializada en el rubro gastronómico, productor vitivinícola y gestor social al servicio de los nuevos emprendedores.

“Si lo puedes soñar, lo puedes lograr” es el frecuente consejo que ALDO LOMBARDI MONTERO dirige a los cientos de entusiastas jóvenes con quienes comparte intensas jornadas sociales. Así como ellos, él también tuvo la necesidad y las ganas de empezar un proyecto personal, encontrando en el camino muchas dificultades que sortear.

Ningún comienzo es fácil, de eso está convencido, pero una vez encaminado no hay fuerza que lo detenga
Conoció a su amiga, compañera y esposa Gianinna cuando eran niños. En la juventud cada cual enrumbó hacia distintos caminos. Como si el destino estuviera trazado para ellos, se reencontraron años después cuando ALDO LOMBARDI retornó de Venezuela, fue ahí donde partió tras haber sufrido los embates del terrorismo en nuestro país como tantísimos otros peruanos. En el país llanero dejó a sus hijos mayores todo lo obtenido producto de su trabajo, la familia es y será siempre una prioridad.

Derrotado en una batalla personal, pero jamás rendido en la vida, volvió a empezar con la misma ilusión del hombre que no se da por vencido. “Nunca sientan vergüenza de un trabajo humilde, háganlo con alegría”, dice Aldo al recordar que debió lavar carros para sobrevivir y que gracias a su habilidad, pronto consiguió un empleo en la venta de autos.

Avanzaba a paso firme, de la mano y con el apoyo siempre de su esposa, definitivamente la dupla perfecta. Sin embargo, el sueño de incursionar en el rubro gastronómico continuó rondando en su mente con mucha fuerza, la experiencia estaba así que solo bastó la firme voluntad de dar el gran paso.
Entre varios lugares, se estableció en Pueblo Libre, distrito limeño histórico y con una amplia oferta cultural. En el año 2000 abrió El Bodegón de Aldo, consolidarlo fue una ardua tarea que, finalmente, consiguió. En el 2009, vio la luz el Restobar Quinta Bolívar, un proyecto anhelado que contó con la supervisión detallada de su esposa arquitecta Gianinna Manrique.
Al ser un predio en la zona monumental, invirtieron más de US$70 mil solo en la restauración y ambientación. Es un lugar acogedor, en el ingreso hay una pequeña cascada que le da un tono romántico a la casa que, según la historia, habitó Manuelita Sáenz, quien fuera compañera sentimental del libertador Simón Bolívar.

Así con mucha perseverancia y trabajo incansable de la familia la prosperidad llegó y pudieron concretar dos nuevos proyectos en el rubro: La Quinta Fruta y Vintage Bar and Lounge.
“La clave es continuar un proceso constante de reinversión”, cuenta en base a su experiencia a los futuros emprendedores que buscan encontrar una motivación en cada historia de éxito.
Simultáneamente a las empresas que fundaba en Lima, decidió incursionar como productor vitivinícola y afincarse en Cañete desde hace ocho años, convirtiéndose en un promotor nacional e internacional de nuestra bebida de bandera: el pisco.
Es en ese contexto que absorbe las necesidades de la población y se vuelve un aliado de las madres que luchan a diario por el bienestar de sus hijos, de los hombres de campo que llevan en sus hombros el futuro de sus familias, de los jóvenes que anhelan ser parte del cambio, de los niños que son nuestro mayor tesoro y merecen vivir mejor.