MPHH 2

MPHH 2

Restos de la pequeña Romina no serán traídos al Perú


Por decisión de sus padres. Niña que fue baleada por asaltantes en el 2010 falleció ayer en Maryland, Estados Unidos. Había quedado cuadripléjica y se estaba recuperando con modernos tratamientos médicos. Su madre, Carla Ramos, dio a luz recientemente a su tercer hijo y por ello decidieron quedarse fuera del país. En unos meses esperan regresar al Perú.
El corazón de Romina Cornejo Ramos, la valiente niña de 8 años, dejó de luchar y con ello se fue la esperanza que acariciaban sus padres, quienes se aferraban a la ilusión de verla caminar y correr otra vez.

El pequeño cuerpo de Romina no soportó más el tratamiento que le practicaban los médicos del hospital John Hopkins de Baltimore-Maryland, en Estados Unidos.

En las primeras horas de ayer, Rosario Vega, abuela de Romina, recibió una llamada desde Estados Unidos. La señora esperaba noticias del nacimiento de su tercer nieto, pero el mensaje era muy distinto: la muerte de Romina fue un golpe directo al corazón de su abuela. La tristeza la embargó, como al resto de peruanos.

"No lo puedo creer, para mí mi niña está bien, ella luchó, fue fuerte, de todo salía con una sonrisa. Ese día en la Vía Expresa la tuve en mis brazos y no la solté", narra Rosario Vega, quien recordó así ese fatídico 8 de agosto del 2010, cuando la niña recibió dos disparos de bala de manos de una banda de 'marcas'.

El abogado de la familia, Roberto Miranda, dijo que la pequeña habría fallecido por una complicación respiratoria debido a su delicada situación que requería de constante observación y tratamiento.

"Romina estaba muy contenta hasta el día de ayer y hablando con la abuela porque ya estaba en el colegio y tenía todas las facilidades que ese país les brinda a las personas con cierto grado de discapacidad", dijo Miranda. Además, manifestó que la calidad de vida de la menor estaba mejorando.

Recordó que Romina, tras el ataque, quedó cuadripléjica y la intervención médica intentó mejorar su calidad de vida, cambiando toda la dinámica familiar. La niña se convirtió en el símbolo de la inseguridad ciudadana que golpea a la sociedad de Lima.

"Las causas del deceso de Romina pueden ser varias. El ventilador era un respirador artificial y había que tener cuidado de que funcionara bien, que esté con la carga. Los mismos movimientos de la niña, de repente involuntarios, o su constitución física podrían haber provocado una reacción de tipo cardíaca", especuló el abogado Miranda.

Debe recordarse que en las últimas semanas la ciudad de Maryland soportó un fuerte temporal. La nieve cubrió toda la ciudad y esto podría haber complicado el estado de salud de la pequeña.

La cremarán hoy

Los padres de Romina, Carla Ramos y Luis Cornejo, se encuentran muy afectados ya que en la tarde del miércoles nació su tercer hijo por cesárea. Ante esta situación, la pareja decidió cremar hoy los restos de la pequeña y esperar unos meses para volver al Perú.

"Mi prima dio a luz a un varoncito y aún no le han puesto un nombre, pero en casa estaban Romina (8) y Adriano (5); ahora la situación es muy distinta, por eso no se va a repatriar el cuerpo de Romina, lo traerán meses después, cuando el recién nacido pueda estar en condiciones de viajar al Perú", informó una pariente de Carla Ramos.

La familia Cornejo agregó que la pequeña venía recuperándose en Maryland, Estados Unidos. Asistía a un colegio muy cerca del pequeño departamento en que vivían. Antes la pequeña tuvo un tratamiento en Puerto Rico.

Indeseables del zanjón

Por el terrible daño que causaron a la pequeña Romina, los avezados 'marcas' que perpetraron el asalto fueron bautizados por la policía como "Los Indeseables del Zanjón". La temida banda era encabezada por Miguel Freddy Sandonaz Rojas, alias "Gordo Pedro", un prontuariado criminal implicado en incontables robos.

No obstante, el autor del disparo que postró en una silla de ruedas a Romina por más de cinco años fue José Luis Astuhuamán Estacio, conocido en el mundo del hampa como "Papita". Él y el venezolano nacionalizado peruano Handerberg Porras Delfín fueron los primeros miembros de la banda en ser detenidos por la policía tras el hecho.

La policía los capturó la noche del 9 de agosto durante una redada en el distrito de San Juan de Lurigancho. Tras ser llevados a la Dirincri, Astuhuamán Estacio confesó haber sido quien disparó y pidió perdón por lo ocurrido. Adujo haber actuado por desesperación y bajo el efecto de estupefacientes. "Estoy arrepentido, disparé drogado", dijo en su manifestación.

Pocas horas después fue arrestado Miguel Sandonaz Rojas, cerca del mercado de San Hilarión, en San Juan de Lurigancho. Pese a que aceptó haber participado en el asalto, el también conocido como "Gordo Pedro" negó ser el cabecilla de la banda y reveló la identidad de otros dos cómplices: Antonio Efraín Bello Ramírez, "Juan", y Óscar Álvaro Tejada Bellido, "Flaco".

Pese a haberse acogido a la confesión sincera y mostrar un presunto arrepentimiento, Astuhuamán Estacio y Sandonaz Rojas fueron sentenciados a cadena perpetua y al pago de una reparación civil de 250 mil soles para la familia de la niña. Para Porras Delfín también recayó la mayor de las condenas y ahora purgan prisión en el penal de Ancón 1.

Respecto a la situación de los otros dos cómplices, se sabe que Tejada Bellido continúa en calidad de no habido, y que Bello Ramírez fue declarado muerto ante el Reniec hace unos años.

No obstante, se presume que su deceso fue un montaje para evadir la ley y no recibir la larga condena que cumplen los demás miembros de su banda.
Ratifican cadena
El 21 de octubre del 2010, la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema ratificó la condena de cadena perpetua para José Luis Astuhuamán Estacio y Miguel Sandonaz Rojas.

El colegiado supremo declaró no haber nulidad en la sentencia emitida el 27 de diciembre del 2011 por la Primera Sala Penal con Reos en Cárcel de Lima contra ambos procesados.

Familia está agradecida

La familia de Romina se encuentra muy agradecida con la ciudadanía por el apoyo a la pequeña, y pide que se la recuerde por ser una niña alegre a pesar de la terrible situación que vivió.

"Estamos muy agradecidos con los periodistas, ya que siguieron el caso de mi sobrina; con la ciudadanía y los artistas de espectáculos por su apoyo. Nosotros no vamos a pedir apoyo económico para la repatriación de la bebé", indicó Paola Ramos, tía de Romina.

En la mañana, Rafael Cornejo, abuelo de Romina, sin tener conocimiento de la situación, dio un número de cuenta para un apoyo, pero luego aclaró que no era necesario.