MPHH 2

MPHH 2

El Inca Garcilaso de la Vega cuatro siglos después

El legado del gran escritor peruano a 400 años de su muerte

Hace exactamente cuatrocientos años murieron, con apenas un día de diferencia —el 22 y 23 de abril de 1616—, dos de los más grandes escritores de todos los tiempos: Miguel de Cervantes y William Shakespeare. Por supuesto, en todo el mundo estas efemérides han motivado numerosos homenajes a estos dos grandes autores. Pero aquí en el Perú no podemos dejar de recordar que ese 23 de abril de hace 400 años también murió el Inca Garcilaso de la Vega (1539-1616), autor deComentarios Reales de los Incas, uno de los libros fundamentales de nuestra tradición literaria y una de las obras más importantes de toda la literatura colonial hispanoamericana.

El Inca Garcilaso de la Vega nació en el Cusco, el 12 de abril de 1539, en plena conquista española de esta parte de América. Perteneció a la primera generación de “mestizos”, hijos de conquistadores españoles y mujeres nativas del continente. Sus padres fueron el capitán Garcilaso de la Vega Vargas y la princesa incaica Isabel Chimpu Ocllo, y durante toda su vida trató de unir lo mejor de los dos mundos tan diferentes a los que pertenecía. Su lengua materna fue el quechua (él mismo cuenta que de niño aprendió a manejar los quipus), pero pronto le enseñaron el castellano y el latín. A los quince años ya se desempeñaba como escribiente de su padre, entonces corregidor y Justicia Mayor del Cusco.

En 1560 viajó a España, país en el que radicaría hasta su muerte, y allí llevó durante más de medio siglo la vida de un hombre de letras, dedicado a escribir y a hacer traducciones de obras clásicas, como los Diálogos de amor de León Hebreo. En 1586 inició su obra más importante, losComentarios Reales de los Incas, amplia narración que abarca toda la historia del Perú, con una primera parte dedicada al pasado prehispánico, y la segunda parte dedicada a la conquista y las guerras civiles entre pizarristas y almagristas. La primera parte fue publicada en 1609 y la segunda en 1617, un año después de la muerte del autor, con el discutido título de Historia General del Perú.

El Inca Garcilaso fue antes que nada un humanista y erudito, además de un gran prosista, de los mejores de las letras hispanas de su tiempo. Esas virtudes alcanzan su mejor expresión en losComentarios Reales, obra ambiciosa que sigue paso a paso la historia del Imperio incaico, desde su fundación hasta su conclusión —con el enfrentamiento de Huáscar y Atahualpa—, haciendo mención de los sucesos más importantes ocurridos durante el gobierno de cada uno de los incas. Paralelamente, Garcilaso describe y explica, con minuciosidad y acierto, una gran cantidad de mitos, costumbres y hasta palabras propias de la cultura incaica. Por los conocimientos de primera mano que el autor tenía sobre el tema, además de la abundante bibliografía que consultó, losComentarios Reales se constituyen en una obra clave para el conocimiento de la historia y cultura del Perú prehispánico.

Del resto de los libros del Inca Garcilaso hay que destacar La florida del Inca. Publicado en Lisboa, en 1605, narra las peripecias de la expedición (1539-1543) dirigida por Hernando de Soto y que recorrió la península norteamericana de La Florida. Es un texto amplio, en el que Garcilaso conjuga su formación humanística y lecturas de los autores clásicos con su pasión por la historia del continente. La calidad y originalidad de este libro, la primera crónica escrita por un nativo americano, también ha sido reconocida por la crítica en general. En conjunto, la obra del Inca Garcilaso de la Vega es un valioso testimonio histórico y un hito sumamente importante en la literatura escrita en idioma español.

Javier Agreda