MPHH 2

MPHH 2

MÉDICO DE HOSPITAL DE HUACHO EXTIRPA QUISTE DE 12 CENTÍMETROS

No todas las noticias son malas en el Hospital de Huacho , hay noticias buenas, como la que sucedió el pasado mes de enero, y fue una intervención quirúrgica exitosa, donde el prestigioso Dr. Leoncio Acuña Fernández, médico especialista en Cirugía Cardiovascular y de Tórax, realizó una operación de alto riesgo a una paciente de 14 años de edad, procedente de la zona altoandina de Churín, quien presentaba diagnóstico de quiste hidatídico en el hígado y pulmón, suceso que se confirmó en los exámenes clínicos, radiológicos y endoscópicos que se le realizaron a la paciente, determinando recurrir a la cirugía. Lo complejo de esta intervención quirúrgica es que se extirpó ambos quistes en una misma operación, iniciando en el pulmón para luego proceder en el hígado, este último a través del diafragma.

Esta enfermedad es una zoonosis producida por el estadío larvario de la tenia del perro, Equinococcus granulosus, cuyo principal hospedero es el perro, el cual lo transmite a través de su materia fecal. Cuando el perro infectado elimina su materia fecal, salen con ella miles de huevos del parásito que contaminan el agua, el pasto, la tierra, las verduras y hasta quedan adheridos en el pelo del mismo perro. Cuando las ovejas comen los huevos con el pasto o el agua, en sus órganos (pulmones, hígado, etc.) se forman los quistes. Si el perro es alimentado con estas vísceras enfermas, en su intestino se forman otra vez los parásitos, y empieza el ciclo nuevamente.

La infección se produce cuando los huevos del parásito llegan a la boca de las personas (principalmente de los niños) y esto ocurre por actividades como: darle besos al perro, dejarse lamer por el perro, comer verduras contaminadas, tomar agua contaminada, etc.

Una vez infectada la persona desarrolla quistes en el hígado y los pulmones, pudiendo afectar otros órganos del cuerpo. Pueden no tener síntomas durante muchos años (son portadores asintomáticos) hasta que el quiste es más grande y aparecen los síntomas (convirtiéndose en portadores sintomáticos).

En la actualidad la paciente ya fue dada de alta, acude a sus controles en el consultorio de Cirugía y goza de un buen estado de salud.